Nos quedamos en la edad en la que nos hizo falta amor
22 julio, 2015
¿Cómo afectan los niveles de energía en nuestras relaciones?
1 septiembre, 2015
Mostrar todo

El desapego es amor

Despréndete de todo y de todos sin dejar de compartir, disfrutar y ser feliz.

“El mundo está lleno de sufrimientos; la raíz del sufrimiento es el apego; la supresión del sufrimiento es la eliminación del apego”. Buda.

Observa el mundo que te rodea, la felicidad e infelicidad que hay a tu alrededor y dentro de ti. ¿Qué la causa? ¿La situación económica, el empleo o el desempleo, el gobierno, la soledad, la compañía, tu hijo que se va, tu pareja que te dejó o que regresó? Hay una sola cosa que origina la infelicidad: el apego.

¿Y qué es el apego?

Es una especie de capricho emocional, de vinculación a una cosa, situación o persona determinada, originado por la creencia de que sin “eso” no es posible ser feliz.

El apego tiene dos puntas, una positiva y otra negativa. La positiva es el estado breve de placer y emoción que se siente cuando se logra aquello a lo que estás apegado. La negativa es la sensación de amenaza, preocupación y tensión que sientes cuando pierdes lo que deseas.

¿A qué estoy apegada? ¿A un sentimiento, a una emoción, a un objeto, a una canción, a un recuerdo, a una persona? ¿Qué es lo que me detiene a vivir el presente?

Podemos ser felices aunque hoy estemos solos o acompañados de alguien, tengamos esto o no.

Si revisas tu pasado encontrarás algo que en un momento dado supusiste insustituible, y que el tiempo te demostró que no era así.

Hoy ni lo recuerdas.

El apego a los hijos

Khalil Gibran en “El Profeta” lo ilustra perfectamente en el capítulo “Los niños”:

“Vuestros hijos no son hijos vuestros.

Son los hijos y las hijas de la Vida, deseosa de sí misma.

Vienen a través vuestro, pero no vienen de vosotros.

Y, aunque están con vosotros, no os pertenecen.

Podéis darles vuestro amor, pero no vuestros pensamientos.

Porque ellos tienen sus propios pensamientos.

Podéis albergar sus cuerpos, pero no sus almas.

Porque sus almas habitan en la casa del mañana que vosotros no podéis visitar ni siquiera en sueños.

Podéis esforzaros en ser como ellos, pero no busquéis el hacerlos como vosotros.

Porque la vida no retrocede ni se entretiene con el ayer.

Vosotros sois el arco desde el que vuestros hijos, como flechas vivientes, son impulsados hacia delante.

El Arquero ve el blanco en la senda del infinito y os doblega con Su poder para que Su flecha vaya veloz y lejana.

Dejad, alegremente, que la mano del Arquero os doblegue. Porque, así como él ama la flecha que vuela, así ama también el arco, que es estable.”

Amar no es poseer. El Amor sólo puede existir en libertad.

En el desapego no hay una relación de dependencia, no hay expectativas.

¿Cómo practicar esto?

Desapego no significa cortar con algo o alejarse. Es aprender que no necesitamos nada exterior para estar en paz y que no controlamos nada. Pregúntate qué es lo que te da tristeza, enojo, alegría… ¿qué reclamas o por qué te quejas? ¿qué te quita la paz?

Necesitamos fortaleza (desapego) para permanecer libres de la influencia de los demás, de opiniones, juicios, reacciones. La meditación es una poderosa herramienta. Sentimos como se genera paz, nos aislamos de lo externo, escuchamos a nuestro ser interno.

Soltar las ataduras, vivir en libertad

El desapego es amar a las personas que nos rodean y dejarlas ir sin que eso nos provoque tristeza. Es estar con nosotros mismos,… parece un trabajo duro pero reconforta y nos sentimos libres.