TERAPIAS MANUALES

TERAPIAS MANUALES

2.1. Masoterapia

Engloba diversas modalidades de masaje como: el masaje terapéutico, el masaje transverso profundo, el drenaje linfático manual terapéutico, la liberación miofascial, el masaje deportivo, el crio-masaje, el masaje del tejido conjuntivo, el masaje del periostio, técnicas neuro-musculares o el masaje de Dicke entre otros.

Entre las lesiones o enfermedades que se pueden tratar con técnicas de masoterapia encontramos: contractura muscular, tendinopatía, radiculopatía, linfedema, esguince, rotura de fibras, fractura, espasmo, alteraciones psico-somáticas, lesiones deportivas, etc.

2.2. El Drenaje Linfático Manual

Es una técnica específica de activación manual del desagüe del líquido acumulado en los tejidos y de la linfa a través de los vasos linfáticos.

El drenaje linfático manual es un método destinado a mejorar las funciones esenciales del sistema linfático por medio de maniobras precisas, proporcionadas y rítmicas que actúan activando y mejorando la circulación linfática y favoreciendo la eliminación de sustancias de desecho.

Con el drenaje se consigue la puesta en marcha o salida de líquido de una zona donde se ha ido acumulando hacia un lugar de desagüe a través de un sistema de conducción.

¿Dónde se aplica?

El DRENAJE LINFÁTICO MANUAL puede aplicarse en todo el cuerpo.

Se realiza sin ropa en la zona a drenar.

Indicado para:

  • Retención de líquidos y celulitis
  • problemas circulatorios
  • Edemas: post-traumático y linfostáticos (edema de brazo tras extirpación mamaria, post-operatorios (mejora la cicatrización)
  • Pre y Posoperatorio
  • Estrés
  • Insomnio
  • Acné
  • Cefalalgia
  • Resfriados
  • Estreñimiento
  • Dolor menstrual
  • Úlceras vasculares por presión.
  • Contraindicaciones
  • Cáncer
  • Infecciones agudas, Trombosis, flebitis, tromboflebitis, Descomposición cardiaca.
  • Varices tortuosas y con relieves, Inflamación crónica, Hipotensión arterial, Insuficiencia renal crónica.

2.3. Shiatsu

El Shiatsu se enmarca dentro de las terapias manuales, su origen está en Japón y es una recopilación de diferentes técnicas tradicionales.

Ve el cuerpo como un todo y así lo trata, no por partes. Busca armonizar cuerpo y mente y restaurar el equilibrio entre los diferentes sistemas (circulatorio, nervioso…) y consigue estimular el sistema inmunológico. Logra que la energía circule de forma natural en nuestro organismo logrando así la perfecta armonía entre cuerpo, mente y espíritu, lo cual, a su vez,hará que nuestro estado de salud sea mucho mejor.

El Shiatsu estimula las terminaciones nerviosas de la piel, liberando tensiones físicas y emocionales, las presiones pueden ser profundas o superficiales según se requiera, y deben de estar bien moduladas por el terapeuta para liberar tensión y flexibilizar la musculatura.

Aunque es posible que produzcan un dolor “agradable”, siempre será el cuerpo receptor el que indicará qué intensidad es la apropiada.

En estas sesiones, el Shiatsu se combina con algunas maniobras de masaje para la aplicación de algún aceite esencial que esté indicado en las distintas dolencias o disfunciones que se puedan presentar, y para facilitar el estímulo o el relax requerido, complementando así un tratamiento más terapéutico y personalizado.